Conservación

Hombre y vida silvestre en armonía en la Finca Bellavista

Hombre y vida silvestre en armonía en la Finca Bellavista

Desde su comienzo en 2006, la comunidad de la Finca Bellavista ha evolucionado en un santuario para humanos para disfrutar la biodiversidad y el ambiente del bosque pluvial, convirtiéndose al mismo tiempo en un paraíso árboreo de renombre mundial. Crear consciencia y apreciación del ambiente es crítico para construir futuras generaciones de conversacionistas, y la experiencia de la Finca Bellavista permite a los visitantes una visión especial de la vida en el bosque pluvial.

Una gran variedad de las más de 800 especies de aves de Costa Rica visitan los suelos de la Finca Bellavista diariamente, proveyendo un paraíso para la observación de aves. Numerosas especies de cardenalas, tucanes, pájaros péndulos, trogones, y muchos otros frecuentan el campo base de la comunidad. Otros avistamientos comunes de huéspedes incluyen al tamandúa, 2 tipos de mono, ranas, tayra, pecarí, basilisco, y tejón.

Mirar a estos animales en su propio hábitat, y no en una jaula o un zoológico, provoca emoción y maravilla en adultos y niños por igual. La experiencia de la inmersión en el bosque pluvial que ofrece la Finca Bellavista es difícil de imaginar sin una visita de primera mano. Cada año, conforme más huéspedes exploran las tierras y las vistas de las aves desde nuestras casas de árbol en el bosque pluvial, la comunidad de conservacionistas de la Finca Bellavista crece.